El puertorriqueño Joe Espadas, manejador de los Houston Astros, ve como una ventaja ser un piloto latino en un equipo de las Grandes Ligas por su capacidad para conectar con los peloteros que hablan español.

“Nosotros los latinos tenemos nuestra cultura e idioma, y como latino tengo el don de comunicarme más fácil con ellos. La comunicación es algo muy importante para trabajar con peloteros de Grandes Ligas. Por algo Dios nos dio dos oídos y una boca”, explicó a EFE.

Espada es uno de los seis manejadores latinos que iniciaron este año en Las Mayores. Los otros son los puertorriqueños Davey Martínez, con los Nationals, y Alex Cora, Red Sox; el cubano Pedro Grifol, White Sox; el dominicano Oliver Mármol, Cardinals, y el venezolano Carlos Mendoza, Mets.

En Houston, Espadas, un excampo corto que nunca debutó en la Gran Carpa, tiene entre sus principales figuras a jugadores latinos, entre los que sobresalen el venezolano José Altuve y el cubano Yordan Álvarez.

Las Grandes Ligas, además, reportaron este año 264 nacidos fuera de Estados Unidos en los rosters de sus 30 novenas en el día inaugural, con 108 de ellos de República Dominicana, 58 de Venezuela, 18 de Cuba, 17 de Puerto Rico y 12 de México, países que se colocan entre los seis que más jugadores internacionales aportaron.

“Comunicarse con americanos es diferente por su cultura. La manera de conectar con ellos diferente, hay que conocerlos, de dónde vienen, las cosas que le gustan fuera del terreno para tener conversaciones fuera del béisbol. Hay que escuchar antes de abrir la boca”, añadió Espada.

El puertorriqueño, quien para llegar a ser manejador en Las Mayores tuvo que vivir una década en la que fue rechazado por gerentes en las múltiples entrevistas para ocupar esta posición en otros cuadros, se describió como un estratega cercano a los jugadores.

“Soy un manager cercano, hay que comunicarse con ellos siempre, compartir con ellos una cena, un almuerzo, cena. Buscar la manera de conectar con ellos”.

A pesar de lo duro que fue para él ser contratado como estratega y de que los seis manejadores son una minoría entre los 30 equipos de la liga, el puertorriqueño de 48 años negó que en algún momento se le haya discriminado por ser latino.

“Es cuestión de llegar a un sitio donde hay una química mutual entre gerente, dueño y dirigente. En la oportunidades que tuve de entrevistarme no me escogieron porque buscaban algo diferente. Yo lo veo de esa manera, no como discriminación”.

Antes de ocupar su posición en los Astros, Espada fue coach de banca del equipo desde 2018, con los manejadores estadounidenses AJ Hinch y Dusty Baker, con este último ganó la Serie Mundial de 2022.

“Mi sueño es mantener la puerta abierta para otros managers latinos. Mi consejo para ellos es no perder la fe, comunicarse bien y sobre todo trabajar para llamar la atención de los gerentes”, sentenció Espada.

Shares: