Ventilador de bajo costo para atender casos de Covid-19 no consigue aprobación del Conacyt

Tiempo de Lectura Aproximado:1 Minutos, 37 Segundos

El pasado martes 28 de julio llegó al aeropuerto de Toluca, Estado de México, el octavo vuelo procedente de Nevada, Estados Unidos, con 31 ventiladores para la atención de pacientes de COVID-19.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) explicó que la llegada de los ventiladores fue el resultado de la cooperación entre los gobiernos de México y Estados Unidos y de la conversación entre los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump el pasado 17 de abril, donde se acordó la adquisición de equipo desde dicho país.

El pasado 14 de julio, el gobierno federal anunció que ingenieros del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) crearon dos ventiladores de alta especialidad para atender la pandemia del COVID-19 en el país.

El nombre de ambos aparatos, vitales para la atención hospitalaria de la enfermedad, son Gätsi (suspiro, en otomí) y Ehécatl (dios del viento en náhuatl).

La inversión para el desarrollo de ambos aparatos fue de casi 260 millones de pesos, con lo que “se da inicio a una industria mexicana para salvar vidas”, aseguró María Elena Álvarez-Buylla Roces, directora general del Conacyt.

Aunque el anuncio de estos ventiladores hechos en México son una excelente noticia, existe una problemática: no hay especialistas suficientes para operarlos. Solo los especialistas en neumología, inhaloterapia, anestesiología, terapia intensiva y urgencias cuentan con la capacitación para operar estos aparatos.

Asimismo, los ventiladores para atender la emergencia de enfermos de COVID-19 se han comprado hasta en 1.5 millones de pesos a la empresa de León Manuel Bartlett Álvarez, hijo del director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, y en otros casos costaron alrededor de 800,000 pesos.

Nyssen aseguró a Animal Político que los precios reales incluso son más bajos, pero la industria se ha aprovechado de la urgencia, y el modelo que su empresa desarrolla sería mucho más barato y podrían fabricarse hasta 300 en una semana.

0 0
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %