Rompiendo paradigmas…y las reglas

0 0
Tiempo de Lectura Aproximado:6 Minutos, 2 Segundos

Por Carlos Silva, La lengua de Dante » @LalenguadeDante

A nadie le queda la menor duda del papel preponderante que ya desde ahora, tienen las mujeres en el proceso electoral que está en marcha y quizá la mejor muestra de ello, radica en el hecho de que siete de las diez candidaturas al gobierno del estado, son ocupadas por mujeres, dos de ellas por partidos de relieve y con significancia política en nuestro estado, una de ellas, clara retadora a la campaña del candidato oficialista; de ese tamaño es la fuerza de la ola, es un hecho y está aquí.

Las mujeres han tocado a la puerta y al hacerlo, han comenzado a romper una serie de paradigmas, su grito cada día es más fuerte y han podido poner en la escena, su empuje y la fuerza de sus ideas, por ello, no deja de llamar la atención el errático comportamiento de algunas de ellas, a decir, el de la ex magistrada Celia Maya y el de la joven abogada María Alemán, la primera, candidata de Morena a la gubernatura y la segunda de ellas, candidata del PRI a la presidencia municipal capitalina, veamos por qué.

Con una larga y exitosa trayectoria como funcionaria del Poder Judicial (una carrera que no obstante su solidez, no han faltado los incautos que han pretendido regatearla), perfectamente se puede deducir que la candidata Celia Maya, es una de las aspirantes con mejor conocimiento del derecho, de la naturaleza y del alcance de sus reglas, por su parte, María Alemán, una joven abogada que en sus años de estudiante, se caracterizó por su dedicación y empeño en la escuela y de lo cual, sus notas y su experiencia como legisladora, dan buena cuenta de alguien que de igual manera, comprende y entiende el alcance de las normas y reglas que rigen mucho de lo que se hace en el día a día.

Por ello, no deja de ser extraña esa postura que han adoptado de no solamente romper los paradigmas que antes les impedían ser candidatas, sino que van más allá y se muestran proclives a romper también las reglas que rigen el actual proceso electoral, por ejemplo, el hecho de que a la ex magistrada le hayan importado muy poco las restricciones que en materia de salud prevalecen dadas las condiciones de la actual pandemia, dejando de lado, la observancia de muchas disposiciones que se han venido formulando con la idea de contener la propagación del virus en eventos multitudinarios y en los que la principal ausente ha sido la multimencionada sana distancia. Nada de ello ha parecido importarle a Celia Maya como candidata en diversos eventos proselitistas que ha venido realizando.

Por otra parte, la participación de la abanderada priísta a la alcaldía capitalina, en una caravana vehicular en la que claramente se hacía alusión a su candidatura, fuera del proceso electoral correspondiente, es una muestra en la que, como candidata, se muestra desafiante ante las reglas que justamente prohíben llevar a cabo éste tipo de actos fuera del proceso electoral por la alcaldía, es decir, a una semana de que éste de inicio propiamente.

Como nunca, los órganos electorales habrán de mostrarse celosos de sus funciones y ello implica, una vigilancia más estricta del cumplimiento que los candidatos deban hacer de las reglas que rigen la contienda y por eso causa extrañeza el comportamiento de dos candidatas que, lo menos que podrían argüir, es justamente la ignorancia de la ley, porque en ambos casos, se trata de abogadas inmiscuidas en la política.

Sabiendo perfectamente ellas lo que puede derivarse para sus respectivas candidaturas de tal comportamiento, eso lleva a pensar que, o saben algo que les favorece y que no se trata precisamente de su condición de mujeres o bien, que justamente a partir de su condición de mujeres, es que piensan que nada malo podría ocurrirles a pesar de lo que hagan, lo cual implicaría desde luego, un manejo muy desafortunado en el que a partir de tal consideración, estarían apostando por un escenario que las favoreciera tan solo por ese hecho.

Ningún señalamiento que se haga o pueda hacerse en ese sentido, podrá ser considerado como parte de un tipo de violencia política de género por su condición de mujer, pues tal circunstancia no las exime del cumplimiento de las reglas que deben prevalecer y ser observadas por todos los participantes en la contienda.

Por cuanto hace a Celia Maya, tal comportamiento inquieta a no pocas personas, que insisten en ver, justo en ese tipo de manejos tan descuidados, algo más allá de lo que se alcanza apreciar a simple vista, ya sea porque se trate de un gesto de cinismo o tan solo de una osadía de su parte a sabiendas de alguna condición que en lo particular, le favorezca, situación que parece dejar de lado, máxime lo que está en juego.

En el caso de la joven abogada María Alemán, el suyo parece ser un gesto de franco atrevimiento, pues al formar parte de una caravana vehícular en la que ella misma enarbola una bandera del partido que la postula, montada en una camioneta en la que puede leerse un “vamos María”, lo menos que podría argumentar en su favor, es justo el desconocimiento de la ley, porque de hacerlo, estaría transgrediendo los límites de la inteligencia de mucha gente.

Ahora bien, que en ambos casos, ambas candidatas puedan  argumentar que sus acciones se encuentran en el marco de lo que la propia ley les permite, es tanto como decir que como abogadas, se han concentrado en encontrar los recovecos en la ley, que les permita realizar ese tipo de actos en franca vulneración de reglas que han sido dispuestas para mantener el equilibrio en tales efectos.

Lo que resulte en cualquiera de los casos, si es que llega a resultar algo, será como consecuencia de sus propios actos y en su defensa, difícilmente podrán argüir que se trata de un embate a sus candidaturas por su condición de mujeres, porque no es el caso, aunque se piense y se diga lo contrario, hacerlo, sería tanto como el argumento de aquella mujer que ha aceptado subirse a un ring para enfrentarse a alguien más boxeando, pero exige que exige a su vez, que su contrincante, no pueda dirigirle ningún tipo de golpe por tratarse en su caso, de una mujer.

Las reglas no deben dispensar manejos de éste tipo a nadie por cuestión de su género, dado que para el caso de hacerlo, se estarían vulnerando el derecho de hombres e incluso, de otras mujeres, que han decidido ser observantes de la ley, por eso no deja de ser curioso el hecho de que, la inobservancia de una norma, en éste caso en específico, provenga de dos personas que, con independencia de su género, son amplias conocedoras del derecho y de las penas que conlleva el incumplimiento de tales reglas.

Se vale romper todos los paradigmas que han limitado de la manera que sea la participación de las mujeres, pero no es dable, que en aras de ello, se permita que se transgredan las reglas que equilibran una contienda, justo a partir de la misma condición cuya vulneración tanto se ha señalado.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Tu Candidatocon el Respaldo Informativo de La de Hoy Querétaro

#Querétaro » Conoce a todos los candidatos, sus actividades y propuestas en un solo lugar, completamente GRATIS »

tucandidato.com.mx #TuCandidato #EleccionesQro2021