Pregúntales cómo…

0 0
Tiempo de Lectura Aproximado:6 Minutos, 9 Segundos

Por Carlos Silva, La lengua de Dante » @LalenguadeDante

Recién han comenzado las campañas, durante los próximos sesenta días, los ciudadanos tendremos la oportunidad de ver un despliegue de talentos para tratar de hacer parecer atractivos a quienes no han logrado posicionarse como personas con la suficiente capacidad de concentrarse en lo verdaderamente importante, estaremos en la posibilidad, de ser testigos de un verdadero desfile de personas y personalidades a quienes por ahora, lo único que se les puede y debe de reconocer, es su ánimo y su voluntad de participar, porque no es fácil lanzarse a ese ruedo tan desprestigiante de eso que conocemos como la política.

Los candidatos a quienes les mueve un genuino interés por hacer algo diferente, son en realidad muy pocos y sus posibilidades, son aún más reducidas, hay los que acuden a la cita electoral a sabiendas de que sus posibilidades son realmente bajas, por no decir nulas y sin embargo ahí están y es encomiable lo que hacen y hay que reconocerles ese tipo de esfuerzo.

Hay el tipo de candidaturas que, siendo presenciales, se suman a la contienda solo para entorpecer el trabajo de otras propuestas, sin realmente hacerlo porque sus objetivos obedezcan a intereses más genuinos que el de cuidar la propia propuesta, sino el de tratar de descarrilar a otras propuestas distintas a la suya, sin embargo, así es la democracia.

En lo tocante a la gubernatura, las posibilidades parecen centrarse en dos posibilidades, a decir, la candidatura panista que plantea refrendar la posibilidad de que Acción nacional permanezca gobernando por un sexenio más y la de Morena, con una candidata que, aunque no despierta pasiones ni entre su círculo de colaboradores más cercano y menos aún logra hacerlo entre el electorado, plantea con que éste, su tercer intento, sea la bueno y Morena, que no la izquierda, tenga por fin acceso a gobernar en la entidad.

Hay quienes perciben cierta fortaleza, que dicho sea de paso, no es tal, en la candidatura de Morena, por el hecho de que por ahora quien gobierna a nivel federal es precisamente éste partido y que, conjugada ésta circunstancia con la posibilidad de que se hagan presentes cualquier tipo de tropiezos de los candidatos del PAN, pudieran generarse las condiciones para que Morena arribara al gobierno estatal, sin embargo, nada más alejado de la realidad.

Atendiendo a quien sabe que razones, desde hace algunos meses, la gerontocracia de Morena claudicó en la posibilidad de construir una candidatura que, desde mucho antes, pudiera ser realmente fuerte ante el esfuerzo panista por mantenerse en el poder, sin embargo, Morena y los suyos dejaron escapar esa posibilidad y reiteraron su disposición apostando a que la decisión del caudillo hiciera repetir en Querétaro, el milagro de la tercera postulación, empero, las condiciones no son las mismas, Celia Maya no se acerca en lo local ni tantito a lo que fue AMLO en su tercer intento por la presidencia, es decir, las recetas no siempre saben iguales cuando se cocinan en distintas cocinas.

La panista, sin ser la propuesta que despierte el mayor entusiasmo, es sin embargo, la más fuerte de todas y por ahora, la más encaminada a ganar y la que cuenta con las condiciones más allanadas, respaldada por el panismo de todos tipos, principalmente por la estructura joven que llevó al poder al actual gobernador, por los añejos grupos panistas y buena parte de lo que en otro momento se conoció como los neopanistas; hoy por hoy, los panistas, todos, parecen agruparse en torno a una candidatura de unidad que se construyó en torno a la persona de Mauricio Kuri.

No se ven por el momento, las condiciones que puedan poner sobre el escenario, situaciones verdaderamente complicadas que puedan convertir en una catástrofe para los panistas las elecciones que están a menos de sesenta días, más bien, el tiempo les opera también a favor y cualquier intento que provenga de cualquier instancia federal en contra de cualquiera de sus candidatos, no dejará de verse como una intromisión del gobierno federal para favorecer a los suyos; no obstante, si algo de ello llegara a ocurrir a pesar de no verlo ni remotamente posible, las condiciones locales no se ven como podrían inclinarse en favor de la aspirante de Morena, porque, se insiste, no es un perfil que despierte ni los apoyos, ni la curiosidad entre los electores, el suyo, no es el perfil cuya frescura pudiera haber representado al menos el peligro más cercano para la propuesta panista.

Quizá la parte más lacerante de todo esto, es que las posibilidades parecen venirse centrando solamente en éstas dos propuestas, sin que por ahora se vislumbre una tercer alternativa en construcción, pues el PRI, el partido fuerte apenas hace un sexenio, hoy navega entre candidaturas mal instrumentadas, orientadas tan solo a brindar una suerte de migajas que aseguren el tránsito en los próximos tres años para los integrantes de la actual dirigencia estatal, no se ve en la candidatura priísta, por primera vez en la persona de una mujer, una candidatura con la posibilidad de crecer ante cualquier circunstancia que pudiera presentarse en el transcurso de las siguientes semanas, de forma que, previsiblemente, no será la candidatura del PRI la que pudiera alzarse con la posibilidad de una sorpresa.

Sorprende, eso sí, que sea otra opción política distinta a la de los tres partidos de mayor envergadura en la entidad, la que venga representando la mejor posibilidad de crecimiento en la entidad en la candidatura de otra mujer, una muy joven, la de Beatriz León que postula el partido Movimiento Ciudadano, con posibilidades muy lejanas de ganar, hay que decirlo, pero sí muy buenas de acercarse a ser la tercera opción, pues la joven ex priísta, que ya fue presidenta municipal por ese partido, es quien ha venido mostrando muchos mejores talentos que sus contendientes mujeres de Morena y del PRI.

De esa forma, en los próximos días tendremos a los candidatos haciendo su mejor esfuerzo por posicionar una serie de propuestas que, las más de las veces, ni ellos mismos entienden, sin embargo y habida cuenta de un escenario en el que éstas son las condiciones, bien vale la pena entender que lo mejor que podemos hacer los ciudadanos, es no irnos por la fácil y podemos al menos, intentar evaluar a los candidatos con miras a ver a cuál de ellos podremos otorgar nuestro voto.

No hay que reparar en los “que” de sus propuestas, sino tratemos mejor, de enfocarnos en los “cómo”, porque los políticos en México se han perdido justamente a partir de prometer sandeces y gracias a eso, ha sido posible que se encaramen al poder los más diversos pelmazos y ha sido parte de lo que ha dañado gravemente la credibilidad que hoy está tan lastimada en quienes se esfuerzan por formar parte de la clase política.

Los ciudadanos identificamos perfectamente cuando alguien está mintiendo, cuando un candidato está prometiendo algo que se sabe, es de difícil cumplimiento, no esperemos a que gane para luego solamente quejarnos de que han vuelto a fallar, hagamos lo que nos toca hacer, pero desde ahora y preguntemos cómo será que habrán de llevar a cabo eso que vienen prometiendo; insisto, no nos conformemos con el que nos están proponiendo, sino en el cómo lo piensan llevar a cabo. Eso me parece, puede ser un buen comienzo.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %