Las inquietantes encuestas de la UAQ

0 0
Tiempo de Lectura Aproximado:4 Minutos, 49 Segundos

Por Carlos Silva, La lengua de Dante

En 1997 la derrota del abanderado priísta por la gubernatura Fernando Ortíz Arana parecía no solo poco probable, sino que incluso, sonaba hasta imposible para alguien que venía de ser presidente nacional del PRI y casi candidato presidencial tras el magnicidio de Luis Donaldo Colosio, la posibilidad de perder aquella elección ante un prácticamente desconocido Nacho Loyola, el único que había aceptado la nominación panista a la gubernatura era un escenario que ni siquiera se tomaba en serio. En aquel entonces ni los panistas se tenían tanta fe, ni los priístas se veían en la inmediatez de perder una elección con un abanderado de esa envergadura.

En aquel ambiente, solo una voz aparecía discordante y lo hacía público, era el resultado de una encuesta que a pocos días de la elección, predecía la derrota del abanderado priísta, las descalificaciones por parte de los priístas no se hicieron esperar, sin embargo no debió pasar mucho tiempo para que, al paso de unos cuantos días, los resultados electorales vinieran a confirmar los pronósticos publicados por dicha encuesta; la encuesta había sido llevada a cabo bajo la supervisión del talento universitario de la UAQ y luego de la confirmación de sus resultados en la elección, el silencio se hizo presente.

No fue sino hasta el 2009, cuando de nueva cuenta, las encuestas de la UAQ se hicieron presentes contraviniendo el manejo que los llamados medios tradicionales venían haciendo fungiendo más como vocerías de la candidatura del panista Manuel González que como auténticos espacios de comunicación y no tuvo que pasar mucho tiempo para que el incauto director de uno de los medios de mayor arraigo en la entidad, se aventurara a publicar una primera plana en la que aseguraba que el abanderado panista llevaba una ventaja de 24 puntos porcentuales sobre el abanderado del PRI, en una elección, en la que decían, el PAN le ganaría dos a uno al PRI. El desplome de la candidatura panista y el inobjetable triunfo de Calzada se ajustaron de nueva cuenta al pronóstico de la encuesta universitaria, esa a la que en ésta ocasión los panistas eran quienes la desestimaban.

Es por eso que las encuestas de la UAQ ocasionan tanta inquietud entre los candidatos, sus equipos de campaña, el círculo rojo y no pocos ciudadanos, pues si bien es cierto que parte de las estrategias de los llamados cuartos de guerra pasa por una amplia difusión de encuestas de todo tipo, desde las levantadas por casas encuestadoras serias y de gran prestigio, hasta las elaboradas por el tipo de empresas llamadas patito, de ahí que bien se diga que, la encuesta es de quien la paga, en clara alusión a que ningún partido difunde una encuesta en las que sus abanderados vayan perdiendo, bien al contrario, plantean reforzar sus campañas a partir de encuestas, serias o no, mediante las cuales intentan hacerle creer a la gente, una situación distinta a la realidad; en los hechos, este tipo de estrategias terminan por fastidiar a la gente que percibe la intención de un engaño por parte de tirios y troyanos, el gasto ingente en este tipo de estudios, falsos o verdaderos y al final, éste tipo de estrategias pueden resultar en algo hasta contraproducente, terminando por revertir y ocasionar efectos distintos a los originalmente pretendidos. Quizá por ello se afirma, con toda razón, que la verdadera encuesta, es la del día de la elección y esa, a muchos les llega demasiado tarde.

Algo es claro, las encuestas que ha venido llevando a cabo la UAQ, no obedecen a razones comerciales ni políticas de ninguna especie, no obstante, nunca faltarán quienes afirmen lo contrario, empero, el prestigio que el Alma Mater ha adquirido en éste rubro se basa en poner el talento de sus académicos y estudiantes, para poder llevar a cabo un auténtico ejercicio demoscópico que arroje resultados que por lo demás, servirán en mucho, para seguir desplegando una serie de trabajos de investigación en la entidad, aunque sus resultados por lo regular, solo gusten a unos cuantos y disgusten a muchos.

Con esos antecedentes, el día de hoy, apareció lo que parece ser una filtración o adelanto, previo a la publicación que de los resultados de la afamada encuesta habrá de hacer la UAQ en las siguientes horas, dicha encuesta establece las claras ventajas que los candidatos del PAN a las presidencias municipales de Querétaro, San Juan del Río y el Marqués mantienen sobre sus adversarios más cercanos.

En lo tocante al municipio capitalino, adquiere una particular relevancia la ventaja que el abanderado panista Luis Nava mantiene sobre el candidato de Morena por poco más de un 14%, situando al panista con un 31% en tanto que al candidato morenista solamente le asigna un porcentaje de poco más del 17%, con datos que parece poco probable que puedan variar en los próximos días máxime cuando el día de mañana, concluyen las campañas.

Si otra cosa no sucede, el día de mañana es posible que aparezcan también los resultados de la encuesta universitaria por la gubernatura, por lo pronto el abanderado panista Mauricio Kuri puede estar más tranquilo, pues la ventaja que mantiene Luis Nava sobre su adversario de Morena, invariablemente habrá de darle un buen soporte a los resultados que el candidato a la gubernatura aspira a obtener, particularmente teniendo en cuenta que la votación que no se obtenga en el municipio capitalino, difícilmente puede solventarse por la que se alcance en el resto de los municipios, pues los padrones electorales de estos últimos, no alcanzarían a cubrir el déficit que de otra suerte, se habría generado en la capital queretana, de ahí que Luis Nava bien podría estar afirmando haber cumplido con la parte de la tarea que le tocaba.

Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %