La nostalgia de las campañas

0 0
Tiempo de Lectura Aproximado:3 Minutos, 27 Segundos

Por Carlos Silva, La lengua de Dante.

A unas horas de que se terminen las campañas, comienza una suerte de frenesí, una cierta forma de ansiedad, que los equipos deben saber administrar, hoy es el último día de campaña y el último día también en el que se puede publicar las encuestas, ciertas o no, patito o verdaderas, que como parte de sus estrategias, los equipos de campaña suelen difundir con la sola idea de orientar en lo posible, el ánimo final de los votantes durante estos últimos días, es, digamos, uno de los últimos esfuerzos por tratar de ganar. En algunos casos, esto llega tarde, porque a estas alturas la mayoría de las personas, ya han definido su voto y solo una circunstancia muy extraordinaria podría afectar el sentido del mismo.

A partir del día de hoy, solo faltan cuatro días para que se lleven a cabo las elecciones y como sucede en los partidos de futbol, esos cuatro días son un mundo de tiempo para aquellos que se saben ligeramente arriba en las preferencias y prefieren que se silbe el final del partido porque estiman que cualquier incidente, por mínimo que sea, podría venir a afectarles un posible resultado en el que llevan, aunque sea, una ligera ventaja; de igual manera, para los que saben que van rezagados en las preferencias de la gente, el tiempo opera, aunque de manera diferente, cuatro días no son nada para tratar de hacer lo imposible tratando de modificar el resultado y esperando que dicha alteración opere en su favor. En éste lapso, es cuando se hace presente, la nostalgia de la campañas, de todo aquello que se pudo haber hecho y no se hizo, cuando se valora todo el tiempo perdido y que ahora, por más que se haga, no se puede recuperar, ni el tiempo, ni el esfuerzo y casi definitivamente, el resultado.

Aunque la gente lo vive diferente, hastiada de ver tanto despliegue de publicidad y al mismo tiempo no ver nada, de ver un mundo de caras sonrientes de los candidatos, pero ninguna propuesta, de ver el gasto ingente en publicidad sabiendo que de ello nada bueno habrá de salir, en los equipos de campaña existe cierto pesar, porque se sabe que está cerca el final de los días ajetreados, de esos que hicieron permanecer a la gente de los equipos buena parte de su tiempo fuera de casa, pues aunque éstas han sido unas campañas raras, ello no ha significado que el esfuerzo de los equipos haya tenido que ser menor, al contrario, ha exigido mayor imaginación y en no pocas ocasiones las campañas se llevan hasta las casas con el manejo campañero en las redes sociales.

Al final de las campañas, los equipos han aprendido a hacer una serie de cosas que antes ni siquiera se imaginaban, incluso, han nutrido sus experiencias a partir de las actividades de los equipos adversarios y hoy, los de mayor intensidad, se debaten entre hacer y llevar a cabo aquello que piensan que puede llevarlos de último minuto a alterar el sentido de unos resultados que a estas alturas insisto, ya están definidos, sin embargo, ya es tarde y las finanzas de las campañas están exhaustas, evidencian sus flaquezas, que siempre las tuvieron, porque en estos, como en otros temas, no hay dinero que alcance, pero como nunca, en la recta final de las campañas, las carencias se hacen más evidentes.

Si hubiéramos hecho esto o aquello, aún podemos hacer esto o aquello, pero no, ya no hay tiempo, solo resta dar paso a los equipos de los cierres de campaña y a la preparación del día más importante de toda elección, el de la jornada electoral, ahora solo resta esperar, mantener el contacto con los suyos y desplegar una actividad frenética para poder llevarlos a votar el domingo. Por lo demás a muchos solo les queda la posibilidad de tomarse unas cervezas entre el nuevo grupo de amigos que han integrado y conversar sobre todas aquellas anécdotas que nutrieron cada uno de los cuarenta y cinco días de campaña. Es el tiempo entonces, de la nostalgia de las campañas.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %