Investigadores del IPN buscan fármacos para tratar COVID-19

Tiempo de Lectura Aproximado:3 Minutos, 38 Segundos

Previo a su publicación en la prestigiosa revista Life Sciences, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) informó sobre una investigación que determinó 20 compuestos dirigidos a desarrollar nuevos fármacos y proponer un tratamiento efectivo contra COVID-19, enfermedad que azota en pandemia y ha dejado 349,396 contagios acumulados y 39,485 fallecimientos en México, según el corte del 20 de julio.

Claudia Guadalupe Benítez Cardoza y José Luis Vique Sánchez, científicos de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) y la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), encontraron 20 compuestos farmacológicos que servirían para tratar un blanco terapéutico específico e iniciar ensayos in vitro, pues las sustancias son seguras para el ser humano y están disponibles en laboratorios de todo el mundo.

“Estos compuestos farmacológicos impedirían la interacción entre las células humanas y el virus SARS-CoV-2 ya que están dirigidos a la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), que se encuentra en la superficie de las células de varios tejidos del organismo humano como riñones o pulmones, la cual, reportan algunos estudios, es la principal entrada del virus, por lo que es fundamental bloquear su interacción”, explicó la institución universitaria.

Benítez Cardoza dijo que actualmente existen tratamientos comerciales prescritos contra el nuevo coronavirus, pero son inespecíficos, pues su uso está basado en otras enfermedades como el ébola, VIH o la influenza.

“Nosotros proponemos usar una región específica de la proteína ACE2, que utiliza el SARS-CoV-2 para el desarrollo de su proceso infeccioso, con la finalidad de impedir que el virus entre a las células humanas”, explicó la doctora perteneciente al Sistema Nacional de Investigadores Nivel II.

Vique Sánchez, médico y maestro en Biomedicina por la ENMH, comentó que primero establecieron la interacción del virus con la ACE2 y después usaron una base de datos (quimioteca) con más de 500,000 compuestos con estructuras y características farmacológicas precisas, para analizar vía computacional y validar mediante servidores web de predicción y toxicidad que permitieron seleccionar aquellas sustancias capaces de acoplarse a las regiones de interés.

“Este acoplamiento toma en cuenta características físicas y químicas de ambas moléculas, es decir, de la proteína y del compuesto farmacológico, como pueden ser la estructura tridimensional, el volumen, la carga, hidrofobicidad, entre otras, por medio de la técnica de simulación del acoplamiento molecular, mejor conocida como docking”, explicó el también doctor en Ciencias.

Sin un tratamiento que pruebe ventaja terapéutica sobre el COVID-19, es urgente que sean desarrollados fármacos específicos que impidan la evolución de la enfermedad, según coincidieron ambos especialistas.

En su número de septiembre, Life Sciences contempla publicar el documento “Potential inhibitors of the interaction between ACE2 and SARS-CoV-2 (RBD), to develop a drug”, donde los doctores en Ciencias mostrarán el estudio que ya fue aprobado para que aparezca en páginas de una de las más prestigiosas revistas en el ámbito de la medicina, según comunicó el IPN la mañana de este lunes reciente.

La investigación se sustentó en literatura previa, pues hay artículos que fueron publicados desde diciembre del 2019, pero aquellos relacionados con el virus SARS-CoV ya databan del 2002 y 2003 en docenas de países de Norteamérica, Sudamérica, Europa y Asia debido a que este agente infeccioso tiene un mecanismo de ingreso a las células del organismo humano similar al SARS-CoV-2.

“Podría decirse que comparten la enzima ACE2 como puerta de entrada”, precisó la profesora del IPN, Claudia Guadalupe Benítez Cardoza.

Life Sciences centra sus publicaciones en artículos que usan tecnologías científicas modernas para explicar mecanismos moleculares, celulares y fisiológicos de la salud. “Los trabajos aceptados presentan nuevos hallazgos preclínicos que abordan cuestiones de importancia biológica para la enfermedad humana”, refirió el IPN. La universidad agregó que estos estudios deben ser reproducibles y los materiales utilizados tienen que estar disponibles para que otros investigadores puedan replicar el experimento.

Tanto Benítez Cardoza y Vique Sánchez reconocieron que su trabajo contó con el respaldo e infraestructura del IPN y también, usaron recursos del proyecto SIP-IPN, pues asumieron un compromiso moral para contribuir al beneficio de la población.

Esteban Moctezuma Barragán, secretario de Educación Pública, ha referido que la pandemia aceleró una vinculación con las instancias académicas con el sector salud. Por su parte, Mario Alberto Rodríguez Casas, director general del IPN, destacó que la investigación científica y aportaciones tecnológicas buscarán hacer frente a esta crisis sanitaria.

0 0
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %