Encuestas que preocupan

0 0
Tiempo de Lectura Aproximado:5 Minutos, 57 Segundos

Por Carlos Silva, La lengua de Dante » @LalenguadeDante

Hay encuestas que se ocupan y otras que preocupan, por ello, ha causado cierto revuelo la más reciente publicación de una encuesta que acorta a menos de nueve puntos la ventaja que, aparentemente el panista Mauricio Kuri sostiene sobre Celia Maya, la candidata de Morena, situación que provoca hilaridad en unos y la preocupación en otros, vayamos por partes.

Por principio de cuentas quizá convenga hacer un recuento acerca de las votaciones por la gubernatura que han ocurrido desde 1997, por tratarse de ésta, como la primera ocasión en la que un candidato de un partido distinto al PRI pudo ganar las elecciones por la gubernatura, lo cual ocurrió en la persona del Ingeniero Ignacio Loyola, quien contra todo pronóstico, le ganó la elección al priísta Fernando Ortíz Arana con 24,784 votos, lo que se tradujo en una ventaja de 5.23%.

En la siguiente elección por la gubernatura, la de 2003, desconozco si fue la personalidad o un muy incipiente desgaste, lo cierto es que el PAN perdió terreno y aunque su abanderado Francisco Garrido le volvió a ganar a Ortíz Arana, esa vez lo hizo por un margen más estrecho, de apenas 3.73% y una diferencia de 19,442 votos, lo que significó una erosión en el incipiente voto panista en Querétaro.

Para la elección del 2009, luego del desgaste de dos sexenios al hilo, pero sobre todo, a partir de las fracturas y las intrigas al interior del PAN como el partido que venía gobernando, el PRI logró rehacerse en torno a la candidatura de José Calzada y éste le ganó al abanderado panista Manuel González por una diferencia de 5.25%, que traducido en votos significó una diferencia de 35,864 votos.

Aquí vale la pena recordar la pifia que protagonizó uno de los periódicos de mayor difusión en la entidad en aquella época, cuando en aquel lejano 2009 éste medio publicó una primera plana con el supuesto resultado de una encuesta en la que se mostraba que el entonces aspirante del PAN Manuel González se llevaba de calle la elección por la gubernatura con una aparente ventaja de más de 24 punto porcentuales, lo que al final de cuentas terminó en un desastre en el que el panista terminó perdiendo la elección por un 5.25% del total de los votos emitidos en aquella aciaga jornada para el panismo, es decir, con una estrepitosa caída en la que en total el PAN perdió casi 30 puntos, ello, si le concedemos algún margen de credibilidad a los datos de aquella publicación, los que a mí gusto, fueron evidentemente falseados dado que tal diferencia nunca existió.

Es pertinente volver la vista atrás para recordar que en Querétaro, ninguna elección por la gubernatura se ha resuelto con una diferencia mayor a  diez puntos porcentuales y quizá de ahí que convenga, ya desde ahora, poner en entredicho aquel tipo de ventajas que algunas casas encuestadoras se atreven a publicar con tal de halagar los ánimos de los cuartos de guerra que suelen pagar éste tipo de estudios demoscópicos.

Hasta ahora, la ventaja más amplia que se ha vivido en Querétaro en una elección por la gubernatura, ha sido la alcanzada por el actual gobernador, quien le sacó una ventaja al abanderado priísta del orden de 7.26% que traducido en votos, significó una diferencia en su favor de 58,758 votos y conviene tener presente, que Pancho Domínguez fue desde siempre, un político carismático, que concitaba apoyos y pasiones entre los votantes queretanos, lo que no se ve que pueda ocurrir de nueva cuenta dada la personalidad del actual candidato panista, que no cuenta con el mismo arrastre del que gozaba quien puede ser su antecesor.

La personalidad de Mauricio Kuri, es muy distinta a la de Pancho Domínguez, el actual gobernador siempre tuvo una intención y un empuje propios, sin crecer al amparo de ninguna figura de mayor relieve, en tanto que la fortaleza del actual abanderado panista deriva precisamente del respaldo que, por lo menos desde el 2015 le viene proporcionando el gobernador Domínguez; dicen los que lo conocen, que Mauricio es fresco en su trato y extraordinariamente amable, pero hay mucha distancia con la personalidad de quien puede ser su antecesor y, necesariamente ello habrá de verse reflejado en el resultado y en la diferencia porcentual con la que éste último pudiera ganar la gubernatura en unos meses.

Kuri ha sido un político de refresco para el PAN y aunque en su primer oportunidad obtuvo un resultado destacado, debe tenerse en cuenta que dicha oportunidad solo se circunscribió a un municipio cuyo padrón electoral ronda apenas el 8% del total del electorado en él estado y cuando tuvo la oportunidad de competir en una elección a nivel estatal, solo pudo imponerse a su contrincante de Morena con apenas una diferencia de 34,817 votos, lo que le significó una victoria por apenas el 3.47%, números estos que lucen muy cercanos al diferencial por el que se han definido las elecciones de las últimas cuatro gubernaturas; el contrincante de Kuri, logró alcanzar un segundo lugar a pesar de que se su campaña se basó justamente en no hacer campaña, de ahí que habría que especular que habría ocurrido si Gilberto Herrera hubiera dispuesto hacer otra cosa.

Con esos antecedentes como argumentos, es muy posible dejar de lado cualquier tipo de encuesta o estudio que situé que la próxima gubernatura habrá de definirse por una diferencia mayor a diez puntos porcentuales, simplemente, porque hasta ahora no ha ocurrido y parece difícil que suceda, ahora bien, concediendo para el supuesto caso de que durante algún tiempo una diferencia de más de veinte puntos haya sido posible, entonces los focos rojos de las alertas en el cuarto de guerra panista deben mantenerse encendidas, pues una disminución en la brecha entre el candidato puntero, que lleva más de cinco años trabajando para la gubernatura y una candidata que achica la distancia a menos de tres meses de saberse candidata, debe preocupar a cualquiera, por mayor insensatez que prevalezca en los equipos de campaña.

Habrá que ver también, si los empeños del actual gobernador Domínguez permiten por primera ocasión, trasladar sus positivos al paquete de candidatos que viene patrocinando como parte del relevo generacional que viene empujando, habrá que ver como el gobernador Domínguez logra lo que hasta ahora ninguno de sus antecesores ha podido hacer, a decir, trasladar su popularidad a la campaña de su candidato al punto de llevarle a ganar y romper con aquella anacrónica idea de que gobernador no pone gobernador. Al final de cuentas, en unos meses lo sabremos y podremos estar platicando acerca de ello.

A escasas semanas de la elección, lo único que los equipos de campaña tienen por delante, es acelerar el esfuerzo y jugarse su resto, porque lamentablemente, en todos los casos de las experiencias de la historia reciente, la verdadera encuesta, la única que cuenta y aporta datos ciertos, siempre llegó tarde para quienes perdieron y los resultados solamente han dejado lecciones que deben aquilatarse para las siguientes elecciones.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
100 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %