El cuarto distrito federal

0 0
Tiempo de Lectura Aproximado:5 Minutos, 23 Segundos

Formados para votar en la casilla instalada en la Universidad Cuauhtémoc, alguien, con notoria curiosidad en la fila preguntaba ¿Quién es el candidato del PAN a la diputación federal por éste distrito? Sin conocerle, otra persona le contestó: «Un tal Lupe García», se trataba de la icónica sección 0404 y como siempre, aún sin conocer al candidato del PAN y con solamente tres lonas (que la leyenda urbana dice que de vez en cuando, cambiaban y movían estratégicamente de lugar) el desconocido candidato panista vencía al niño consentido del calzadismo, Juan José Ruíz, a pesar de la impresionantemente vilipendiosa y costosa campaña que había emprendido el responsable de Soluciones, el programa social estrella del entonces gobernador José Calzada. Así eran las cosas en el cuarto distrito federal en Querétaro en aquel 2012.

Y sí, desde que en 1997 el panista Felipe Urbiola Ledesma le propinara al priísta Jesús Rodríguez la más estrepitosa derrota que sufrió el priísmo a nivel nacional, los electores del cuarto distrito federal, han mantenido un gen que ha llevado a ésta zona, a convertirse en el mayor bastión de votación para el PAN en lo local, constituyéndose en un distrito en el que, si éste partido postula a un primate, el primate gana, como ha ocurrido muy recientemente.

Solo en 2009, cuando los renovados bríos del priísmo local, con Calzada de la mano, llevaron al PRI a recuperar diversos espacios y no solamente la gubernatura, Reginaldo Rivera de la Torre recuperó, hasta ahora por única ocasión, el cuarto distrito federal para el PRI y fuera de esa ocasión, éste ha sido un distrito que no le ha vuelto a ser arrancado al panismo, a pesar de que, insisto, no en pocas ocasiones el PAN ha postulado a verdaderos monigotes.

Hay que decirlo como es, en este distrito los candidatos panistas no han ganado por ser precisamente los mejores, ni tampoco porque el resto de los candidatos de los demás partidos son muy malos, de hecho y por citar tan solo un ejemplo, en 2015, cuando Morena no pintaba en la entidad, el abogado queretano Luis Bárcenas fue postulado por éste partido y no obstante su reconocida capacidad, la elección la ganó sin mucho esfuerzo el político de los mil escándalos etílicos, el impresentable Apolinar Casillas, pero así es como suelen votar los electores de esa zona.

En 2018, la ola de Morena en la entidad, no le hizo mella al panismo en el cuarto distrito a pesar del hueco perfil del candidato que postuló el PAN y mantuvo ese bastión electoral pese a haber perdido el otro distrito capitalino, el tercero, lo cierto es también, que, invariablemente, de todos los perfiles presentados por todos los partidos en dicha elección no se hacía uno que valiera la pena y el panismo volvió a ganar, no porque su candidato fuera bueno, bien al contrario, sino porque los electores de las secciones electorales de ese distrito suelen votar por el PAN, con independencia del perfil que dicho partido postule; votan PAN, aunque los candidatos sean malos o malísmos, como es el caso del actuar diputado federal.

En ésta ocasión y sin un trabajo legislativo que lo respalde, el actual diputado panista, ha planteado buscar su reelección. Con un trabajo basado en solamente hacer estridencia acerca del manejo del gobierno federal y del presidente López Obrador, el diputado que hoy busca reelegirse, literalmente enmudeció luego de que las redes sociales dieron cuenta de la última de sus superficiales aventuras, a decir, al aparecer vacacionando en alguna playa, sin cubrebocas y sin guardar la sana distancia, justo en los momentos en los momentos más álgidos de la pandemia y cuando la gente la estaba pasando peor por el confinamiento, lo que generó sendas molestias, particularmente ante la insensibilidad de este tipo de excesos cometidas por políticos que poco o nada le aportan a la sociedad.

A partir de entonces y sin pretenderlo, quién hoy busca su reelección, se quedó sin la única herramienta de que disponía, que no eran sino los hilarantes ataques que emprendía contra el gobierno federal, porque desde siempre, se ha caracterizado por ser un diputado sin contenido, sin manejo, sin propuesta y sin producción legislativa.

Ahora, para la contienda en la que pretende su reelección, no la tendrá tan fácil como la tuvo en 2018, particularmente porque en esta ocasión, los demás partidos presentan buenos candidatos. El PRI, en la persona de Juan Vazquez postula a uno de sus mejores cuadros en lo local, un joven desarrollador local a quien no les extrañe ver conteniendo por la alcaldía capitalina en el 2024. Santiago Arroyo, ha emprendido su postulación por el PES y es un perfil profesional y brillante, ante el cual, el candidato del PAN no tendría nada que hacer en un debate y, finalmente, parece agregarse también a la contienda por éste distrito, la figura de Mercedes Escobar por parte de Morena, un perfil ciudadano que ha encontrado el mejor canal para su participación a través de éste instituto político.

La buena noticia, es que hoy los electores del cuarto distrito federal cuentan con una buena baraja de candidatos, la mayoría de los cuales, al menos los que hasta ahora se conocen, son perfiles de personas con la capacidad suficiente para hacer un mejor papel, al menos mejor que el de cualquiera de los últimos tres legisladores que han resultado electos en la zona, sin embargo, eso parece no importar a la lealtad de los electores de ese distrito, lo cual hace prever en las buenas posibilidades para que se reelija quien hoy hace las veces de legislador, sin importar ni sus excesos, ni su precaria preparación y menos aún, su escasa, muy escasa, por no decir nula producción legislativa.

Hay casos, como el que se ilustra, en que los mejores perfiles no necesariamente provienen del PAN, bien al contrario y para quienes albergan la idea de estructurar una oposición más efectiva frente al gobierno de la 4T, las posibilidades de lograr integrar un buen bloque opositor, naufragan ante perfiles como el que ahora pretende reelegirse sin contar con los méritos para ello y es aquí, cuando salen a la luz, las inconveniencias de un esquema que permite que cualquiera que lo pretenda, podría reelegirse a pesar de no haber llevado a cabo un buen trabajo, no obstante, así habrán de ser las opciones que tendrán los electores de éste distrito capitalino que constituye el principal bastión de votantes para el blanquiazul.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
100 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %