‘Coronapase’, una opción para la reapertura en Dinamarca

0 0
Tiempo de Lectura Aproximado:2 Minutos, 8 Segundos

«Estoy impaciente. He echado de menos el cine. Estoy deseando volver a ver una película en la gran pantalla», confiesa Stina que, con su «coronapase» en mano, disfruta de la reapertura de cines, gimnasios y salas de espectáculo en Dinamarca.

Como en restaurantes, peluquerías o museos, para entrar en el cine, hay que mostrar este pasaporte sanitario que atestigua de un test negativo de menos de 72 horas, de una vacunación o de una recuperación reciente de covid.

En el Falkoner, en el centro de Copenhague, no hay gran afluencia de público en esta nublada tarde de jueves, pero sí algunas nuevas películas en cartelera y las ganas de recuperar el tiempo perdido.

Puesto en marcha discretamente a principios de marzo cuando reabrieron los zoos, su uso se extendió a cada etapa de la desescalada de las restricciones sanitarias.

Bares, cafés y restaurantes lo utilizan sin problemas desde el 21 de abril.

En uno de sus pubs, Warpings, instaló una cabina para que sus clientes sin un pase válido puedan someterse a un test.

El pase, esencialmente digital, está actualmente disponible en la aplicación «Min Sundhed» («Mi salud»), pero también en versión papel.

«Nueva normalidad»
Como sus amigos, sentados junto a él alrededor de unas cervezas, el joven se somete a un test dos veces por semana en uno de los muchos locales de Copenhague.

Cuando sólo el 12,7% de los daneses está vacunado por completo, el principio del pase sanitario reposa sobre todo en las pruebas de diagnóstico, gratuitas, desplegadas en gran número por actores públicos y privados.

En el centro de la capital danesa, la compañía Copenhagen Medicals transformó una inmensa sala de conciertos en un centro de diagnóstico, por donde pasan cada día hasta 3.000 personas.

Diariamente, en este reino nórdico de 5,8 millones de habitantes, pueden realizarse hasta 500.000 test.

En un país donde la confianza en las autoridades es muy elevada –el 67% dice confiar en el gobierno y más del 90% en las autoridades sanitarias–, el uso del «coronapase» registró algunas resistencias.

Entre los opositores, el movimiento, muy minoritario, de los «Men in Black» que recorre habitualmente Copenhague gritando su hartazgo por las reglas sanitarias.

Aunque un danés de cada tres considera exageradas las restricciones, poco más de un 10% apoya las protestas, según un informe reciente de la Universidad de Aarhus.

En sus recomendaciones, el Consejo de Ética recomienda, a largo plazo, «disminuir progresivamente el uso del pasaporte corona para que sólo se utilice mientras tenga un efecto significativo en la lucha contra la pandemia».

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %