Cartuchos reciclados

0 0
Tiempo de Lectura Aproximado:5 Minutos, 36 Segundos

Por Carlos Silva, La lengua de Dante.

Un buen punto de partida para medir la crisis de perfiles por la que atraviesan, indistintamente, todos los partidos políticos en la entidad, lo está viniendo a ser el hecho de que cada uno de los distintos institutos políticos, está optando por reciclar perfiles de alto calibre.

El primer perfil, ya calado, que repite, no por segunda, sino por tercera ocasión, es el de la ex magistrada Celia Maya, quién, hasta de una manera un tanto perversa, ha sido sometida a un desgaste innecesario por parte del propio presidente López Obrador, quien hace algunos meses la propuso como parte de una terna de la cual habría de elegirse a una ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pasando por éste trance con más pena que gloria al no haber obtenido un solo voto en dicha nominación, no obstante, el presidente parece estar dispuesto a resarcirla nominándola para que de nuevo compita por la gubernatura en un estado en donde la presencia de Morena es muy inferior a la que mantiene en otras entidades y en donde la maestra ya ha dejado evidencia de su baja rentabilidad electoral, de forma que, a no ser por alguna sorpresa que estén cocinando desde el gobierno federal, el reciclaje de Celia Maya, parece que habrá de pasar de nuevo por una campaña meramente testimonial.

En las siguientes semanas, vinieron los trascendidos de una supuesta candidatura del ex gobernador priísta José Calzada a una diputación federal de mayoría, la de la Sierra y los ánimos de ese priísmo alicaído parecieron emocionarse de nuevo, pues una de sus supuestas mejores cartas parecía estar de nuevo y ello solo podría significar un fuerte impulso para el paquete de las candidaturas de mediano pelo que el tricolor ha venido postulando para algunos de los espacios más significativos, a decir, la candidatura al gobierno del estado en la persona de una militante con un perfil muy mediano, por decirlo de una manera benevolente y una evidente nula rentabilidad electoral, sin embargo, con el pasar de los días surgieron las aclaraciones y el ex gobernador fue puntual al señalar que no competiría por una diputación, al menos no por una de mayoría, lo que no lo excluye de la posibilidad de acogerse al beneficio y la seguridad que podría significarle el hecho de que su partido lo incluya en la lista de los que pueden ser los próximos diputados plurinominales. El hecho, además de brindarle el resguardo necesario ante una posible embestida por el caso de la Estafa Maestra de la que ha sido señalado como parte, le permitiría de cualquier manera, hacer campaña en respaldo del resto de las candidaturas locales de su partido.

Calzada, hay que decirlo, es un político que a pesar del desgaste que significó su paso por el gobierno, mantiene entre los queretanos, altos niveles de popularidad y es bien visto por buena parte de la ciudadanía, no obstante, midió muy bien la posibilidad de someterse de nueva cuenta al ácido filtro de una elección de mayoría.

Y, finalmente, el último cartucho que al parecer será reciclado, es el del panista Ignacio Loyola, también de grato recuerdo entre los queretanos y quien si otra cosa no sucede, parece estar dispuesto a ir a recuperar para su partido un distrito federal en el que literal, en las elecciones del 2018 el panismo fue barrido.

No la tiene fácil el ingeniero Loyola, pues la conformación, la idiosincrasia y el perfil del electorado del tercer distrito federal hacen de éste, un espacio con un electorado que, en buena medida, se ha mostrado adverso para el panismo local y lejos de procurarse un espacio en donde la tarea fuera más sencilla, le ha tocado al primer ex gobernador panista salir a bailar con la más fea, pero ya en una ocasión anterior el ingeniero Loyola dio muestra de saber sobreponerse a cualquier situación que lo planteara en desventaja, lo cual le permitió ser, el primer candidato del PAN que abrió la puerta para la primera alternancia, pero más que eso, para que el panismo se instalara en la entidad como una fuerza política con una presencia significativa en el ánimo de los queretanos y al parecer, ésta vez no será distinto y el ex gobernador habrá de salir a la calle a conseguir el voto, como un panista más, aunque ciertamente en ésta ocasión las circunstancias habrán de ser muy diferentes a las de aquel lejano 1997.

La posible presencia de estos tres perfiles políticos, en los tres partidos con mayor presencia en la entidad, dan cuenta de un par de cosas, la primera de ellas, la profunda crisis de perfiles con fuerte presencia electoral en el estado y, por otra parte, la ausencia de una estrategia de generación de cuadros que posibilite la participación de perfiles, que si bien puedan ser frescos y nuevos, cuenten con mayores posibilidades y rentabilidad electoral.

Será el PAN el partido que salga a defender el cinturón con la idea de mantener para su causa, el mayor número de posiciones, tratando en lo posible, de recuperar aquellas que le fueron arrebatadas en lo local por la ola que en 2018 produjo a nivel nacional la campaña del hoy presidente López Obrador; el descalabro para el panismo local no fue cosa menor, llevándose incluso su candidato presidencial, una severa paliza en el estado que eligió para vivir, ganando en apenas 40 de las 400 secciones electorales de la capital del estado.

Por ello, al salir a defender el título, el panismo debe de ser en extremo cuidadoso, tratando en lo posible, de evitar postular a candidatos que le puedan significar cualquier tipo de desgaste a partir de temas que nunca dejarán de ser sensibles como son aquellos que se relacionan con la corrupción.

Si bien es cierto que el panismo se ha visto decidido a confrontar la corrupción, lo cierto es que no son pocos los perfiles de panistas que se han visto envueltos en éste tipo de escándalos, todos los cuales, provienen de administraciones panistas y la premisa entonces para el panismo local debiera de ser esa, la de cerrarle el paso a cualquier perfil sobre el que pese la más leve sospecha de haber incurrido en cualquier tipo de corrupción. No tiene de otra el PAN si no quiere manchar con ello al resto de las candidaturas que postulen.

Por lo demás, hay procesos que ya desde ahora, lucen desangelados, lo que no significa que el PAN pueda permitirse el bajar la guardia y descuidar tan sensible aspecto como lo sería el de permitirle el paso a candidatos que han sido señalados por haber incurrido en supuestos casos de corrupción.

Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %