La madre de los Roca encarna un homenaje a las cocineras en Madrid Fusión

0 0
Tiempo de Lectura Aproximado:3 Minutos, 27 Segundos

Lleva 50 años cocinando a diario en Can Roca (Gerona, noreste de España) y no sube su menú de diez euros (12 dólares) porque sus «clientes no tienen la culpa» de que sus hijos «sean famosos». Es Montserrat Fontané, la madre de los Roca, y hoy encarnó un homenaje a las cocineras tradicionales en Madrid Fusión.

Fontané se subió al escenario de Madrid Fusión con su primogénito, Joan Roca, del tres estrellas Michelin El Celler de Can Roca (Gerona), ante una audiencia que en los 16 años del congreso gastronómico ha visto a sus hijos representar la vanguardia y que hoy aplaudió su sopa de hierbabuena con pan y huevo.

Un «simple y reconfortante, ejemplo de la cocina de la sencillez que de vez en cuando también conviene recuperar», dijo el cocinero.

Fontané ejerce de madre de los 70 miembros de la plantilla de El Celler de Can Roca, que acuden cada mediodía a comer su menú y mima especialmente a los cocineros en prácticas, que le dan «energía para seguir trabajando».

Es un ejemplo de la cocina del amor frente a la tecnoemocional, de esa herencia gastronómica en la que hoy muchos cocineros buscan inspiración.

Como la de Diego Guerrero, que presentó el trabajo de su último año en DSTAgE, con dos estrellas Michelin en Madrid, y se dirigió específicamente a los jóvenes cocineros: «Está muy bien saber nuevas técnicas, la receta de fulanito y la última máquina, pero hay que conocer los alimentos con los que trabajamos para entender recetas ajenas y crear propias».

En colaboración con un científico del Basque Culinary Center ha desarrollado un trabajo sobre el colágeno, que extrae de proteína animal y vegetal, base de su versión de la cochinita pibil mexicana, o una rosa de pimiento del piquillo con salsa pilpil.

También demostró sus conocimientos químicos aplicados a la cocina Ricard Camarena, con una estrella en el restaurante homónimo en Valencia (este), que aligeró de grasas e intensificó el sabor denostadas salsas clásicas como la holandesa, la meunière o la americana, aportándoles también un aire mediterráneo.

Con el producto como eje y basándose en su humedad, su colágeno, su proteína y su grasa, hace salsas que «devuelven el olor a la cocina gracias a su inmediatez» y que convierte en parte de platos en los que juega con las texturas «que nos obligan a masticar en vez de engullir», como en sus cocochas de merluza con alcachofas de su huerto fritas napadas con una holandesa de levadura y merluza.

En esta segunda jornada de Madrid Fusión también participó el francés Alexandre Couillon, de La Marina, con dos estrellas Michelin donde no hay carta porque «el mar y la huerta mandan». «El trabajo de Ferran Adrià y Andoni Luis Aduriz (Mugaritz) nos ha permitido entender nuestro territorio y llevarlo al plato» en forma de sencillas armonías entre lo vegetal y lo marino.

Llegado desde Berlín, Andreas Rieger (Einsunternull, una estrella Michelin) se definió como un cocinero «muy radical», comprometido con el producto regional de temporada «como único camino para crear una identidad propia» y que busca ser «un contrapunto del consumo excesivo».

Con platos minimalistas, lo que le genera críticas, llega a utilizar un solo producto, algo que «no es tan fácil como parece» pero con lo que busca «concentrarse en el sabor de ese ingrediente y que el comensal aprenda a disfrutarlo».

Con un «gracias a todos» en español agradeció el austríaco Sebastian Frank el premio al Cocinero del Año en Europa. Al frente de Horváth, con dos estrellas Michelin en Berlín, el galardón se le concede por «su cocina exigente y rebelde que rompe con rígidas líneas tradicionales para abrir nuevos caminos», rescatando elaboraciones e ingredientes de la tradición centroeuropea.

De hecho, se centra principalmente en la producción local y en productos de su país de origen, que no tiene salida al mar, y opta más por los vegetales y las hierbas que cultiva en la terraza de su propio tejado.

En esta jornada también hablaron expertos sobre la «inevitable» digitalización de sus restaurantes y se anunció que la cuarta edición de Madrid Fusión Manila se celebrará del 19 al 21 de abril.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %