Putin recibe a Maduro y le expresa su apoyo a Venezuela
5 diciembre, 2018
Fiscalía sugiere hasta cuatro años de prisión para exabogado de Trump
7 diciembre, 2018

Parlamento de Reino Unido, dividido rumbo al Brexit

La Cámara de los Comunes se encuentra dividida en torno al plan de salida de la Unión Europea (UE) con posiciones encontradas en favor del acuerdo, en contra del plan, en favor de un segundo referéndum, salirse sin acuerdo y posponer la salida hasta que se logre un consenso.

La primera ministra, Theresa May y líder del Partido Conservador ha repetido en numerosas ocasiones que este es el mejor acuerdo para el país y no hay un plan “B”.

“No piensen que si rechazamos este acuerdo, un nuevo acuerdo aparecerá milagrosamente. La alternativa es incertidumbre y riesgo. El riesgo a que el Brexit se detenga, el riesgo de salirnos sin acuerdo”, advirtió May ayer en el primer día de debates rumbo al voto del Brexit.

Mientras tanto el líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, que cuenta con 257 legisladores en la cámara baja aseguró que no votará por el acuerdo.

Según Corbyn, la mejor opción es buscar una renegociación con la Unión Europea en busca de otro plan de salida.

Sin embargo, el presidente del Consejo Europeo, Jean Claude Juncker, ha repetido que no hay otro acuerdo.

“Estoy totalmente convencido de que es el único acuerdo posible”, aseguró Juncker el pasado 25 de noviembre tras la aprobación en Bruselas del plan de salida de Reino Unido.

“Quienes piensen que al rechazar el acuerdo podrán tener uno mejor, se decepcionarán en los primeros segundos tras el rechazo”, advirtió.

Entretanto, el Partido Nacionalista Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) que cuenta con 35 diputados y lo convierte en la tercera fuerza política en la Cámara de los Comunes se pronuncia por revertir el Brexit.

El líder de la bancada, Ian Blackford, considera que lo mejor es posponer Brexit mientras se logra un consenso.

Escocia votó “remain” (permanecer) durante el referéndum de junio de 2016 con 62 por ciento en favor de quedarse en la Unión Europea.

El movimiento independentista de 2014 que perdió con 44 por ciento de los votos no tuvo el apoyo necesario en aquel momento en parte porque separarse del Reino Unido implicaba también salirse de la Unión Europea.

Por su parte, el líder del proeuropeo Partido Liberal Demócrata, Vince Cable, quien votó “remain” (permanecer) pugna por un segundo referéndum donde las dos opciones serían: aceptar el plan de salida de May o quedarse en la Unión Europea.

Los liberales demócratas representan la cuarta fuerza política con 12 diputados en el parlamento de Westminster y junto con otros legisladores insubordinados del Partido Laborista y del Conservador hacen campaña para un segundo referendo sobre el Brexit.

Un segundo referéndum pospondría la salida de la Unión Europea programada para el 29 de marzo de 2019.

Otra postura es la de los euroescépticos de línea dura encabezados por el diputado ultraconservador Jacob Rees Mogg, presidente del Grupo de Investigación Europeo (ERG, por sus siglas en inglés) que busca salirse sin acuerdo y con las tarifas de la Organización Mundial de Comercio.

Las posturas opuestas no permitirán encontrar una mayoría para aprobar el plan del Brexit el próximo 11 de diciembre, que requiere de 320 votos.

Entretanto, los ministros del gobierno de Theresa May se reúnen en grupos pequeños con diputados conservadores para tratar de convencerlos de las ventajas del acuerdo y los riesgos de votar en contra.

Antes del segundo día de sesiones maratónicas para debatir el plan de salida de la UE, la primera ministra acude hoy a la tradicional sesión de los miércoles en la que responde a las preguntas de los diputados.