De Cambridge Analytica al #DeleteFacebook: así ha sido el terrible 2018 de Facebook
30 diciembre, 2018
¿Es El Rey León machista y xenófobo? El debate en torno la ideología en el clásico de Disney
30 diciembre, 2018

Facebook permitió “funcionar como una extensión de la compañía” a Microsoft, Amazon o Netflix y otras, dándoles datos personales y mensajes privados, según el NYT

Es 19 de diciembre y el año aún puede hacérsele muy largo a Facebook. Más allá de cómo han evolucionado sus acciones en bolsa durante el año, es imposible recordar un curso peor para la empresa, no tanto por lo que han hecho en él (que también) sino por recoger la cosecha de las malas prácticas realizadas durante tantos años. Tras escándalos como Cambridge Analytica, múltiples brechas de seguridad o el conocimiento de público y medios de malas prácticas a raíz de la publicación de documentos internos, llega el colofón final.

De mano de The New York Times (NYT), que ya publicó recientemente un extenso reportaje sobre la compañía donde la peor parada era Sheryl Sandberg, llega la publicación de una investigación basada en cientos de páginas de documentos internos y de entrevistas con más de 50 empleados que muestra cómo Facebook habría llegado a acuerdos para permitir acceso a datos a 150 compañías entre las que se encuentran grandes tecnológicas como Microsoft, Netflix, Amazon, Apple, Yahoo, Spotify o el buscador ruso Yandex. Empezaron en 2010 y todos seguían activos en 2017.

Aunque la acumulación de noticias negativas alrededor de la compañía de Mark Zuckerberg sea tal que ya nada sorprenda, las informaciones del NYT tienen esta vez un peso crucial, porque implican que de forma legal y consentida, todos estos gigantes habrían accedido a cantidades ingentes de información sin que el usuario fuera informado o diera su consentimiento. Facebook se beneficiaba de ganar en número de usuarios y las compañías “mejorar sus productos”.

Tal y como el NYT resume, estaríamos hablando de hechos que darían acceso a muchos más datos a los implicados de los que Cambridge Analytica tuvo nunca, con el añadido de que estas compañías sí eran conocidas y contaban con credibilidad por parte de los usuarios.

Microsoft, Netflix, Amazon o Yahoo como parte de Facebook

Las compañías que llegaron a acuerdos con Facebook accedieron a datos de millones de personas mensualmente, incluyendo direcciones de correo electrónico y números de teléfono, sin el consentimiento de los usuarios. Por supuesto, Facebook nunca comunicó a sus usuarios que estaba compartiendo esta información. Esto, que es grave de por sí, resulta más desconcertante cuando el reportaje añade que compartía incluso datos de usuarios que explícitamente habían desactivado el hecho de compartir cualquier dato.

Facebook permitió que Spotify, Netflix y el Royal Bank de Canadá leyeran, escribieran y eliminaran mensajes privados, a la vez que pudieran ver todos los participantes de un hilo. Estos privilegios iban más allá de lo necesario para integrarse con Facebook en sus servicios (Spotify, por ejemplo, muestra las canciones que escuchan los amigos que tenemos en Facebook).

En el caso de Apple, el NYT informa de que sus terminales tuvieron acceso a los números de contactos y a las entradas de calendario de la gente que había cambiado la configuración de la cuenta para desactivar todo el uso compartido. Además, Facebook permitió a los de Cupertino ocultar a los usuarios de Facebook que sus dispositivos pedían datos. No está demasiado claro a qué se refiere en este punto el diario, eso sí.

Yahoo, hasta este verano, por su parte, podía ver en tiempo real las publicaciones de amigos, gracias a una función que permitía mostrarlas en la página del buscador. La compañía afirma, eso sí, que no usó esa información para publicidad. Con Bing, Microsoft pudo acceder a los datos de los amigos de Facebook, y Amazon pudo acceder a nombres e información de contacto. Incluso Yandex, el buscador ruso relacionado con el Kremlin, tuvo acuerdos con Facebook para acceder a datos de los usuarios.

Este comportamiento resulta menos chocante si, como informa el NYT, se tiene en cuenta que Facebook consideró a las tecnológicas con las que tenía acuerdos como extensiones de sí misma, como proveedores de servicio que permitían que los usuarios interactuaran con sus amigos en la red social. Así se explica una de las grandes polémicas alrededor de la función “Personas que quizás conozcas”. Gracias a los acuerdos, Facebook podía acceder a datos obtenidos por sus partners con los que relacionar a personas que tuvieran relación en la vida real, como compartir el mismo psiquiatra. Es algo que, por ejemplo Gizmodo, había investigado.

Facebook responde como siempre

La respuesta de Facebook al nuevo escándalo no se ha hecho de rogar, como ocurre últimamente. Según la compañía, “ningún acuerdo dio acceso sin el permiso del usuario”, ni violaron el trato de 2012 con la FTC estadounidense.

Facebook desmiente que los “integraron parters”, que es como llama a las compañías con las que tenía acuerdos, accedieran a datos que no fueran permitidos por el usuario. Lo extraño es que Facebook afirme que vaya a cancelar muchos de los acuerdos, cuando en principio, según el comunicado, son legales de acuerdo a la FTC que regula todo el asunto.