La lucha por #MeToo es también una lucha de clase: la huelga de McDonald’s es la mejor prueba
22 septiembre, 2018
La marihuana es la gran industria del futuro. Y Coca-Cola ya está tomando posiciones
22 septiembre, 2018

El iPhone ya es tan caro que millones de personas están dispuestas a endeudarse por él

Magnet

¿Te endeurarías?

Es la pregunta que lanzaron desde WalletHub a sus encuestados poco después de la última Keynote de Apple. El resultado, ajustado por demografía, fue cristalino: más de 28 millones de estadounidenses estarían dispuestos a pedir un crédito con tal de acceder al nuevo iPhone. Del mismo modo que se hipotecarían por una casa o solicitarían dinero a su banco por un coche, no tendrían problema en endeudarse a cambio de un smartphone.

¿Es lógico?

Sí si pensamos en el imprescindible estatus que han obtenido los smartphones de un tiempo a esta parte. No son artículos de lujo, por más que los precios del iPhone XS inviten a creerlo, sino de primera necesidad: el 95% de los estadounidenses ya posee uno, y la cifra es similar a la del esto de países occidentales. En Estados Unidos, la soberbia cuota de mercado de Apple en materia telefónica ha provocado que smartphone e iPhone sean a menudo términos sinónimos. Endeudarse por un elemento crucial a tu día a día resulta menos extravagante.

Ya lo hacemos. En el fondo no es nada demasiado extraordinario. Son numerosos los clientes que hoy en día pagan precios algo más elevados por su teléfono móvil a cambio de financiarlo. En la práctica, es deuda. Apple cuenta con programas de financiación del Apple XS que elevan su precio final unos USD$300: a cambio, el terminal se amortiza en cuotas de unos USD$54 al mes y se accede a AppleCare+, un servicio específico de cuidado y protección del teléfono.

¿Quién se endeuda?

La encuesta iba más allá y planteaba la posibilidad de un crédito, de contraer una obligación financiera con un banco. No es algo tan común. Sin embargo, para un quinto de los menores de 45 años resultaba aceptable (por un 5% de los mayores de 45 años: hay una evidente brecha generacional sobre los objetos a los que otorgamos valor). Tampoco es una respuesta frívola: todos los afirmantes consideraron más relevante acceder al iPhone que perder puntos de su “credit score”, crucial para acceder a otros créditos (como una hipoteca).

El sistema. El “credit score” es la puntuación que los bancos y los organismos financieros te asignan en función de las deudas que tengas pendientes o lo rápido y eficiente que seas con tus pagos. Es vital, porque determina si recibirás un crédito o no (y en qué condiciones). El montante del iPhone y de los demás smartphones ha ascendido tanto que tanto las compañías móviles como los fabricantes lo comprueban en numerosas ocasiones antes de realizar una venta o una financiación.

Es decir, si no puedes pagarlo al contado (y dentro de poco quizá ya no puedas) pero la compañía de turno no desea financiarlo porque tu “credit score” es bajo, quizá no puedas tener el móvil que deseas. Es una realidad más cercana de lo que parece.