Sábado, 13 Mayo 2017 00:00

Diario del final del Sitio - Lunes 13 de Mayo de 1867

Escrito por  Redacción
Valora este artículo
(1 Voto)

Querétaro, 13 de mayo de 1867

    Todos los preparativos para el rompimiento del Sitio se están verificando y prácticamente listos, de modo que algunos jefes imperialistas, creen que la salida habrá de verificarse esta noche o en las primeras horas del día de mañana, aunque realmente se prepara para la noche de mañana.

    Esta crisis que vive Querétaro, ha tocado lo que parecía intocable; se ha desatado una pugna entre quienes dirigen el Seminario Queretano, y a la renuncia presentada por su primer rector, el muy querido padre Castro y Castro, ha seguido el nombramiento del segundo rector que se hace hoy y recae en la persona del muy respetado sacerdote don Esteban García Rebollo, que es entre todos los clérigos bien recibido, pues se ha granjeado siempre la simpatía de sus iguales e inferiores, por sus maneras decentes, suaves y conciliadoras, tan necesarias en estos tiempos.

    Durante el día se han estado recibiendo las altas de la gente que convocó el general Tomás Mejía para que tomara las armas, pero muy lejos de ser los millares de hombres que Mejía aseguró puede reclutar, sólo se ha podido obtener un reclutamiento de 160 a 200 hombres que han estado siendo encuartelados en el Palacio Departamental para darles una medianísima preparación, para que siquiera sepan portar las armas, toda vez que serán los encargados de quedarse en la ciudad a custodiarla en tanto penetran a ella los republicanos que sin duda tomarán, una vez que salga el resto del ejército imperial.

    Maximiliano envía al príncipe Salm Salm a entrevistarse con el general Mejía para que informe sobre el reclutamiento que está verificando; inexplicablemente informa Mejía que puede contar con 2,000 hombres, pero que no tiene armas y ratifica su pedimento de que la salida no se verifique sino hasta mañana por la noche, en que tendrá listo lo prometido.

    También al solemne don Francisco de Paula Mesa se le arrebata una buena cantidad de dinero, $700.00 por la venta forzosa del tabaco que se encuentra en la Aduana; después de entregar el dinero, ni siquiera recibos quería darle el bribón de Redonet.

    Varios imperialistas, ignorantes de que la salida se ha aplazado 2 horas, han pedido asilo en algunas casas, pues no desean exponerse a perder la vida en el aventurado rompimiento del Sitio; el general Mariano Reyes ha pedido asilo en la casa de don Bernabé Loyola en donde se encuentra Manuel Castañares; afirmó que sólo se irían los más notables hombres del imperio, pues muchos jefes y oficiales no querían no querían exponerse y pensaban ocultarse en las casas a la salida del grueso de los restos del ejército imperial.

Tomado del libro "El Sitio de Querétaro y El Triunfo de la República" de José Guadalupe Ramírez

Ediciones Culturales del Estado de Querétaro. 1973

Visto 233 veces